Inicio > El sector en números

España

La Asociación Armera está directamente vinculada al segundo deporte más practicado en España, la caza, sólo superado por la pesca en número de practicantes con licencia. Con 1.400.000 cazadores, nuestro país es el segundo en Europa en cifra de aficionados, únicamente precedido por Francia.

La Asociación Armera comparte con los practicantes de la caza y el tiro deportivo su compromiso con la defensa de los valores medioambientales y la protección del entorno natural.

El número de personas que moviliza cada año la apertura de la veda y la intensa actividad que generan los más de 6.000 clubs y asociaciones de caza diseminados por todo el territorio nacional, dan cuenta del buen estado de salud de este sector que, además, genera un importante volumen de negocio y ocupación.

Más de 15.000 puestos de trabajo fijos y, aproximadamente, dos millones eventuales (armeros, criadores caninos, fabricantes y comerciantes de ropa, calzado y vehículos, hostelería, guardas, etc.) se derivan de la práctica de la caza y la pesca en nuestro país.

La Asociación Armera contribuye a estas cifras con una facturación anual que ronda los 238 millones de euros, una facturación inducida de 170 millones de euros y un nivel de empleo directo estable de 3.000 personas, además del porcentaje de trabajos eventuales sujetos al calendario de la veda, de difícil estimación.


Europa

El mercado de la caza y el tiro deportivo generan un total de 18.000 millones de euros al año en Europa y más de 580.000 puestos de trabajo.

Las actividades relacionadas con la caza y el tiro deportivo constituyen un importante sector socioeconómico incluyendo muchos miles de pequeñas y medianas empresas. Solo en Europa hay más de 10 millones de usuarios, dedicados a la caza y al tiro deportivo, deportistas y cazadores que son extremadamente responsables y respetuosos con la normativa aplicable.

En Europa existe una cultura muy arraigada relativa a la tenencia y uso lícitos de armas deportivas, cultura que ha garantizado que ,a pesar del gran número de usuarios europeos, prácticamente no existan incidentes con armas deportivas en Europa.

Las cifras económicas indicadas no toman en consideración el “efecto multiplicador” de esta actividad económica. De ser tenido en cuenta, el impacto acumulado sobre la economía de las actividades relacionadas con la caza y el tiro deportivo ascendería a un total de 40.000 millones de euros al año.

En Europa hay más de 1.800 fabricantes, 200 distribuidores mayoristas y 14.000 minoristas cuyo negocio depende totalmente o en gran medida de la caza y el tiro deportivo.